Que la madera es un material que aporta calidez es uno de los conceptos más manidos que los que nos dedicamos a ésto podemos escuchar, pero, sin embargo, esta vivienda me parece la personificación de esa expresión. Dicen que la arquitectura no se entiende si no se piensa en paralelo en los materiales que compondrán cada espacio, y en este caso, el resultado final sería tremendamente diferente si no se hubiese elegido, de una forma tan estratégica, toques de nogal aquí y allá. Las imágenes son de Bo-Laget.