Steel and brick. Pure contrast. Opposite textures, which marry to perfection, are the highlight of an industrial kitchen, which is warmer, thanks to the use of wood. Isn´t it perfect for loft style lovers?

Acero y ladrillo. Puro contraste. Materiales opuestos, que casan a la perfección, son el punto fuerte de una cocina industrial, que se hace menos fría, gracias al uso de la madera. La isla central hace las veces de distribuidor del espacio, separando la zona de comer, de la propia cocina, creada a base de módulos blancos lacados, combinados con madera. La misma que da forma a la mesa para comer.

 
El resto de las paredes son blancas, para que la intensidad de los materiales elegidos no reste luminosidad al espacio, de techos altos, y perfecto para los amantes de la estética loft.

 

 

 

[micasa]