Con nombre y estética nórdica, este local situado en Valencia, y proyectado por Borja García Studio, es uno de esos restaurantes que merecen la pena, simplemente, por su diseño. Respetuoso con la estructura original del edificio, y con una imagen muy limpia, a base de paredes blancas que contrastan con otras de ladrillo, y mobiliario sencillo en madera y negro, logra crear una estética acorde con su nombre.
PS. Si vas a Sevilla te espera El Pintón.