Aunque esta casa no tiene mucha miga, es otro de esos ejemplos de cómo conseguir un interior bonito sin piezas demasiado sofisticadas; basta con una alfombra marroquí con estampado geométrico en crudo y negro, mucho blanco y algunas fotografías enmarcadas. via