Quizá ya la habéis visto, pero la casa de la ensalada era una cita obligada, tras cotillear donde viven Elin Kling, Carlina Engman o Anine Bing. Si los hogares de sus compañeras eran más improvisados, y reflejaban bastante bien la personalidad (y edad) de cada una, ésta huele (mucho) a interiorista, porque mezclar tanto, y tan bien, no es algo que esté al alcance de todos. Suposiciones aparte, yo me quedo con el comedor, el dormitorio y el jardín. ¿Qué os parece?. via