Tan práctico, que hasta tiene unas argollas en la pared del salón para guardar las bicis al llegar a casa, y que además, decoran. Este apartamento (nórdico, no hay duda) es la mínima expresión, tanto en tamaño, como en contenidos, con el máximo resultado. (vía)