The perfect place to calm down, after all the Christmas madness. White total look, with some contrasting touches, like the baroque mirror, resting on the bedroom floor.

Un espacio relajado, para calmar los excesos de la Navidad, que apuesta por el blanco y la línea contemporánea, con pequeñas concesiones al contraste, como ese espejo barroco, que descansa sobre el suelo del dormitorio.

 

 

 

[planete-deco.fr]