Siempre que acabo de llegar de vacaciones, no puedo parar de pensar en la siguiente escapada. Después de ver la ruta que propone la directora de estilo de Westwing Francia, creo que el destino que más me apetece es París, una ciudad que recorrer siguiendo una guía de viaje que deja de lado lo turístico, para centrarse en paradas con carácter en las que detenerse a disfrutar, tanto si te apetece conocer el lado chic de la ciudad, como si te va más su parte bohemia-burguesa.
Para conocer el París lujoso, me encantaría amanecer en el Hotel Particulier, tomar un chocolate con un trozo de tarta a media mañana en el salón de té Angelina, o cazar algo en el Centro Comercial rue de Marseille, donde se puede encontrar desde moda ecológica, hasta antigüedades o libros. Para terminar, una cita obligada; Ladruee
Si lo que buscamos es vivir la parte boho de la ciudad, nada como quedarse en el Hotel Henriette (mi preferido), acercarse hasta Sept Cinq para curiosear lifestyle 100% made in Paris, comprar algún libro especial en Ybon Lambert, y acabar el día tomando una cerveza mientras miras el típico paisaje de azoteas parisinas en Le Perchoir.
Y para parar a tomar algo, el Hotel du Temps lo tiene todo, desde zona de té, hasta bar con un marcado toque retro, además de ser una (buenísima) opción de alojamiento, aunque si lo que queremos es una opción healthy, el Café Pinson es el sitio al que ir, y, además, tenemos a dos calles Gloss up, donde además de una bebida, nos pueden hacer la manicura… Bon voyage. via