La reforma de este ático lleva el sello inconfundible de Abaton; espacios limpios, muy minimalistas, decorados con piezas XL, tonos neutros, ligeros toques de color y algún elemento antiguo.