Grandes Esperanzas” es una de mis películas favoritas por muchos motivos, entre ellos su cuidada estética, con el color verde y las viejas obras de arte, bajo un halo de decadencia, como hilos conductores de los escenarios.

Con la película como musa, surgen estos espacios; zonas con un estudiado aspecto abdandonado, muebles de madera lavada, vegetación, flores en tejidos y vajillas, y piezas escultóricas de inspiración clásica.

Una vez leí, que posiblemente la única persona que podría vivir en un sitio así, sería una señora mayor con muchos, muchos gatos… Pues bien, yo también podría.