I must confess that neutral tones are the best way to tread the paths, but sometimes there´s life after white. With a million (well, not that much…) different shades of blue, both on walls and textiles, the house gets a really cool effect. Plus, I should say that the details here and there, like the golden stools, and the radicalism of black, removes the fussiness of pale colors. Morning!. via
Aunque confieso que me gusta pisar sobre seguro, y que los tonos neutros me parecen siempre la mejor apuesta, esta casa demuestra que hay vida más allá del blanco. Con un millón (o no tantos) tonos de azul distintos, han conseguido un efecto muy personal, tanto en paredes como en parte del mobiliario, fundamentalmente, los textiles. Me gusta mucho, además, los detalles aquí y allá, como los taburetes dorados y la radicalidad del negro, que quita ñoñería al conjunto. ¡Buenos días!. via