Otra de esas viviendas de la parte noble de cualquier ciudad europea, con techos altos y numerosos elementos propios de su arquitectura original, que una vez rehabilitados se convierten en los absolutos protagonistas del espacio. De nuevo, todo al mix de blanco y madera para conseguir un interiorismo sosegado. Nada nuevo, pero no por ello nos deja de enamorar, como ya lo hizo la de este post. Podéis verla completa, y hasta comprarla, aquí.