Cada vez hay más ejemplos de antiguas fábricas, en cualquiera de sus formas, reconvertidas en espacios habitables. Hay transformaciones tan curiosos como esta iglesia, o esta antigua panadería, transformada en apartamentos de lujo. En el ejemplo de hoy nos encontramos con un granero en el campo francés, rehabilitado para pasar a ser una vivienda (espectacular). Funciona gracias a los enormes espacios, y la mezcla de opuestos, como madera rústica con hormigón, líneas modernas con antigüedades  y ligeros toques de color, aportando calidez. ¡Un 10!. vía [trendland]