We´re always meeting up with white brick look indoors. It’s a very simple thing that gives a special touch to any room, and a trend that fits any style. It is suitable for any room, and results can be as attractive as these are.
 

Cada vez es más habitual abrir una revista de decoración, y encontrarnos con pareces de ladrillo blanco en interiores. Es un gesto muy sencillo, que le da un toque muy especial a cualquier estancia, y es una tendencia que se adapta a cualquier estilo, desde decoraciones minimalistas, espacios nórdicos, con un toque vintage, o viviendas más clásicas, y son perfectos cuando se opta por crear una base blanca, pero no queremos un resultado demasiado simple.

 
Adoptar esta idea es tan sencillo como forrar las paredes elegidas, con unos paneles finos que emulan piedra (en este caso, ladrillo pintado de blanco). Es apto para cualquier estancia, y se pueden conseguir resultados tan atractivos como éstos.