Un suelo espectacular, unos rodapiés altísimos y unas molduras de techo rotundas,son la carta de presentación de esta vivienda, situada en la zona noble de Madrid y renovada de arriba a abajo por el interiorista Miguel García de Valcárcel. Tras deshacerse de unos cuantos tabiques y organizar las estancias a su gusto, se decantó por piezas que destilan diseño y cuidó muy mucho la iluminación, para dar un toque moderno a la decoración clásica de la casa. vía