Tengo la foto del office con las sillas verdes guardada desde hace mucho tiempo, pero me ha encantado dar con el resto del espacio. No es demasiado fácil encontrar cocinas con tanta personalidad, pero yo me declaro fan de huir de las típicas soluciones de catálogo, y apostar por algo más especial, como la iluminación a base de lámparas rotundas (incluso en el espacio de trabajo) y los elementos más propios de salones en la zona de comer, como esa (preciosa) alacena azul claro, o directamente… ¡el cuadro!. via