Si nos ponemos a pensar en una casa de playa, posiblemente no nos imaginamos un lugar tan cálido como éste, pero la interiorista Karen Kelly Tarasin decidió alejarse de la idea de casa minimal, en favor de la mezcla de piezas viejas y nuevas, para crear una vivienda mucho más ecléctica y con bastantes toques retro.

Es curioso como la madera, y elementos tan fáciles como una alfombra de pelo, hacen percibir la casa de una forma totalmente diferente a cómo la veríamos con otro tipo de mobiliario, ya que, exceptuando la chimenea, los materiales y las líneas de la vivienda si tienen un toque bastante veraniego, con los suelos claros y el revestimiento de madera blanca en la pared. (vía)