Ampliar una casa de mediados de 1800 puede ser algo tan radical -y bien hecho- como atravesar la vivienda original con un volumen de acero corten. La mezcla entre modernidad y tradición que define el exterior, pasa también al interior, combinando las paredes originales de ladrillo, con planos limpios en blanco nuclear, mucho vidrio, y un suelo hecho con cemento pulido. Para el interiorismo, ZW6 sigue la misma línea, mezclando muebles icono, con elementos encontrados en mercadillos, o piezas de arte con valor, con una tabla de surf usada. Si te pica la curiosidad, y quieres conocer cómo era la casa antes de que el arquitecto le metiese mano, puedes ver su estado original aquí.