Tengo un tablero de inspiración dedicado a oficinas en casa, y entre todas las fotos, siempre me ha llamado la atención el primer plano de la mesa de trabajo de Julia Manchik, una diseñadora gráfica y fotógrafa cuya rincón de trabajo es, posiblemente, de los más bonitos de los que he visto. Delicado sin caer en lo ñoño, sencillo y real, es capaz de hacer del final del verano (y la vuelta al tajo), algo (hasta) apetecible. via