He escuchado alguna vez que cuando viajas, tu destino no es un lugar, si no una forma de ver la cosas, así que supongo que ese es uno de los motivos por los que de vacaciones, se tienen los ojos especialmente abiertos. De estos días, me quedo con la cantidad de buganvillas, cactus, agaves, suculentas y aloes que he visto en todas partes, y las ganas que tengo de llenar mi casa con esa sobredosis de verde. Como continente, no se me ocurre nada mejor que los maceteros bicolor de Pop and Scott, cuyas imágenes avivan esta nueva ¿necesidad? mía.