We have already seen Tenka Gammelgaard´s place of work, but now, it´s time for Marina Saleme´s. Huge white walls, full of light, and twenty feet high, it´s the place the artist needs to create her amazing pieces.

Si ya lo hicimos hace poco con el estudio de Tenka Gammelgaard, hoy volvemos a hacer lo propio, con el de Marina Saleme. Construido desde cero, y lleno de ventanales, por expreso deseo de la artista, tiene una altura de más de seis metros, con enormes paredes blancas, donde situar las piezas que están en pleno proceso de producción. Además, cuenta con un altillo, desde el que Marina puede observar sus obras con la distancia necesaria para evaluar si han llegado a su fin.
[casa abril]