Iluminar vivienda

Proyecto de interiorismo realizado en el estudio. Iluminación de la cocina.

Una de las cosas más importantes a la hora de reformar una vivienda es la luz. La luz no se puede tocar pero sin ella ningún espacio puede tomar vida por completo. El proyecto de iluminación y la elección de luminarias toma un papel muy importante a la hora de desarrollar un proyecto de arquitectura e interiorismo, y hay ciertas preguntas que siempre se repiten.

Cómo iluminar bien una vivienda 0

Luz directa en nuestra vivienda en Palacio /  Iluminación indirecta en pared

¿Luz directa o indirecta?

Una luz directa es la que nos llega sin rebotar en ninguna otra superficie, mientras que con la indirecta, la fuente de luz queda oculta y lo que vemos es su reflejo. Una de las primeras preguntas que debemos formularnos es si nuestro espacio responde mejor a luces directas, indirectas o a una combinación de ambas. En las zonas de estar, como pueden ser un salón o un dormitorio, funcionarán bien las luces indirectas, que crearán ambientes acogedores que invitan al descanso, pero generalmente habrá que combinarlas con una fuente de luz directa en zonas clave, como pueden ser los techos próximos a armarios, librerías o zonas de almacenaje. En un comedor, una luz directa a través de una luminaria colgante encima de la mesa será siempre la solución más funcional.

Tenemos que plantearnos que cada espacio suele dar solución a varias actividades y la luz tiene que ser suficiente y adecuada para cada una de ellas. Por ejemplo, en un salón podremos estar relajados viendo una película, leyendo un libro o tomando algo con amigos, y es necesario que hayamos cubierto las necesidades de todas esas situaciones cuando planteemos un proyecto de iluminación.

Cómo iluminar bien una vivienda 2

Ejemplos de baño y cocina bien iluminados, de  Dieter Vander Velpen

¿Cómo iluminar baños y cocina?

Como en el resto de la casa, la cocina y los baños responden bien a una mezcla de luz directa e indirecta, pero a diferencia de las demás estancias, donde la temperatura y el color de la luz se basa más en un gusto personal, estos espacios necesitan una luz blanca como base, que podemos neutralizar un poco situando puntos estratégicos con luz más cálida. En el caso de la cocina, es fundamental que la luz no modifique la apariencia de los alimentos, por lo que la zona de trabajo deberá estar siempre iluminada con luces blancas, aunque podemos combinar lámparas de techo algo más cálidas en las zonas más estanciales, como puede ser el office, para conseguir un ambiente global acogedor. Además, en baños no debemos olvidar colocar luces bajas, que iluminen la cara y eviten las sombras que se suelen producir cuando solo hay focos de techo.

Cómo iluminar bien una vivienda 1

Combinación de lámparas en nuestra vivienda en Aravaca

¿ Qué tipo de luminaria elegir?

Encontramos en el mercado todo tipo de lámparas, de las más simples a las más extravagantes y, sobre todo, con calidades y precios muy diferentes. Elegir una luminaria es, fundamentalmente, una cuestión de gustos, así que os vamos a contar cuáles son los nuestros.

Por lo general, optamos por combinar focos empotrados, de superficie, lámparas de pie, colgantes, de sobremesa, luces indirectas de techo y apliques de pared… es decir, ¡todo!. Para simplificar, hemos hecho un listado por zonas de la casa:

Baños

En baños, la mejor solución son los focos empotrados combinados con apliques de pared o luces indirectas en espejos, que den una iluminación general al rostro, evitando sobras. Siempre tenemos que tener en cuenta que aquí, más es más, y es preferible pasarnos que quedarnos cortos.

Cocina

Para la cocina la mejor solución son los focos empotrados combinados con luz indirecta bajo los muebles altos, que aporten un extra de claridad en la zona de trabajo. Es importante que la encimera se ilumine de forma directa con luz blanca, pero como sabemos que ésta tiene muchos detractores, podéis restarle frialdad colocando luz algo más cálida con algún aplique de pared o lámpara de techo que decoren, cerca de la zona de comer o en cualquier pared donde pueda tener suficiente protagonismo.

Recibidores y pasillos

Para zonas de paso nos encantan los focos de superficie que aporten carácter y sencillez al espacio, especialmente si son orientables y con un acabado bonito, como los latonados.

Salón y comedor

Para zonas de estar nos suele gustar combinar luz proyectada sobre la pared, que genera una iluminación general muy agradable, con otros puntos más concretos que aporten personalidad. Para proyectar luz usamos apliques decorativos o foseados realizados en el techo o en muebles de obra, como librerías, mientras para los puntos directos solemos apostar por lámparas de pie o colgantes, próximas a las zonas de sofás.

En el comedor solemos descolgar una o varias lámparas sobre la mesa, colocando la fuente a, aproximadamente, 70 cms del tablero.

Dormitorios

El dormitorio es la estancia de descanso por excelencia, de manera que nada funcionará tan bien aquí como las luces indirectas, tanto con lámparas de sobremesa como con apliques de pared próximos a la cama o unas lámparas de techo bonitas que descuelguen sobre las mesillas. No olvides dar algo de luz extra próxima a cómodas, armarios o entradas al dormitorio.