Tras la espectacularidad y el lujo de la última casa que vimos esta semana, hoy volvemos a una de esas casas reales, sin grandes piezas de mobiliario ni espacios pensados al milímetro, pero que tienen un algo especial e improvisado que las hace parecer un hogar.