La prioridad en este proyecto, diseñado por Naturehumaine, era maximizar la luz natural y hacer que circulase por toda la vivienda, colándose por un gran lucernario y reproduciéndose a través de las enormes superficies blancas.  Además de funcionar como vivienda, la casa es también un lugar de trabajo. Un espacio polivalente, definido por sus geometrias rotundas, tanto interiores como en fachada, y la elección sencilla de materiales, que apoyan la idea de una estética continua en toda la vivienda.