Se acabaron los acabados perfectos en interiores. La tendencia es dejar al desnudo el mayor número de elementos posible.