Hotel Aire de Bardenas TudelaBardenas realesHotel Aire de Bardenas TudelaHotel Aire de BardenasAire de Bardenasaire de bardenas the room 8Bardenas Reales de NavarraHotel Aire de BardenasBardenas Reales NavarraBardenas Reales de NavarraHotel Aire de BardenasBardenas Reales de NavarraBardenas Reales de Navarraaire de bardenas the room 2aire de bardenas the room 0Aire de BardenasAire de BardenasHotel en Tudela

Si cada año nos marcamos nuevos propósitos, en 2016 me fijé el objetivo de hacer lo que podríamos llamar turismo arquitectónico. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y con eso de que hay que estarse continuamente reciclando, mucho mejor que estudiar, me pareció la idea de marcarnos escapadas a hoteles que merezcan la pena, y el primero en la lista fue Aire de Bardenas, en Tudela. Si sois fans de la madre de dragones, seguro que el paisaje os resulta familiar. Por mi parte, tengo que admitir que no lo conocía, pero una amiga me lo descubrió, y desde entonces, he empezado a verlo en todas partes.

Dicen que es un oasis en medio del desierto, y la descripción no puede ser más acertada. Cuando te alojas allí, tienes la sensación de estar en medio de ninguna parte, en un ambiente de total privacidad, y ante todo (a lo que vamos…) respirando diseño en cada rincón. Si además eres un poco zampabollos, como es mi caso, el restaurante merece una visita tras patear por el Parque Natural de las Bardenas Reales.