Hacer del defecto, virtud, y conseguir que en un techo abuhardillado esté la potencia estética de la vivienda.