Esta casa nos llamó la atención en cuanto la vimos, pero guardamos las fotos sin apuntar el estudio que la proyecta. En cualquier caso, nos parece un auténtico ejercicio de atrevimiento eso de llevar más allá del puro nombre el concepto industrial, dejando las paredes de obra (eso sí, mejor rematadas de lo que estarían en condiciones normales), y los forjados vistos; nuestra parte preferida. En la cocina han estado un poco más contenidos, aunque las instalaciones, como en el resto de la casa, también están en superficie. El suelo de cemento pulido y lo bien escogidos que están los muebles ponen el punto neutro a un proyecto sólo apto para clientes especiales. ¿Tú te atreverías?.